Cómo hacer huevos revueltos

Los huevos revueltos son un comodin para cualquier comida diaria.

Si necesitas un suculento desayuno, los huevos revueltos con tostadas, un café con leche y un jugo de naranja recién exprimido son la mejor combinación.

Si quieres hacer un brunch un domingo, los huevos revueltos con un bagel de salmón, y una copa de espumante resultan una excelente fusión de sabores.

Si quieres un almuerzo frugal, los huevos revueltos con jamón y queso y alguna ensalada, están barbaros por lo liviano, nutritivos y por qué seguro quedas satisfecho.

Para la cena con unos tomates cherry y rucula, los huevos revueltos hacen que te vayas a dormir liviano para un buen descanso.

Para hacer estos huevos revueltos para 2 personas

1 huevo ó 1 ½ huevo  por persona, manteca, sal y pimienta, crema de leche,
ciboulette (opcional)

Lo más importante es la técnica.

No sazonar los huevos antes ó durante la cocción y la segunda, cocinar los huevos en una cacerolita a fuego suave revolviendo continuamente.

Colocar en una ollita un dadito de manteca a fuego suave, derretirlo y agregar los huevos algo batidos, revolver con espátula o cuchara a fuego siempre suave, agregar un chorro de crema de leche para dar el punto cremoso, agregar la sal y la pimienta, y ciboulette si se desea.

Queda delicioso sobre pan de centeno, coronado con salmón ahumado.

Recuerda también que la combinación del huevo con el caviar resulta indescriptible, si consigues un rico caviar, ya sea rojo o negro, puedes hacer un tostón de pan negro untado con un queso crema, pones el huevo revuelto encima y le pones el caviar por encima.

Puedes incluso hacer varios, uno con caviar rojo, otro con caviar negro, otro con salmón y otro con langostinos.

Acompañas con una copa de un buen espumante o un vino blanco.

 

Esperamos que puedas disfrutar esta excelente gourmet.