Cómo hacer salsa blanca

Recetas tradicionales si las hay! Hoy les traemos la magia de la cocina, si! La Salsa blanca es la estrella para tantos platos como puedas imaginarte. Desde pastas, tartas y pescados hasta rellenos y acompañamientos.

El secreto es que esta salsa es rica y neutra, es decir, que se  puede mezclar con otros ingredientes realzando los sabores y dando cremosidad a los mismos.

La receta es fácil, simple y rápida, pero tiene algunos secretos para que no te queden grumos, esas pelotitas, que a nadie le gusta.

Ahora vamos a contarte la receta y luego te seguimos contando en que platos la puedes usar.

Para la preparación los ingredientes que vamos a necesitar son:

60 gr. de manteca
60 gr. de harina
1 litro de leche caliente
sal y nuez moscada a gusto

Vamos a derretir la manteca en una cacerolita, incorporar la harina y revolver
hasta obtener un roux, es decir, una pasta lisa.

Luego vamos a cocinar a la leche a fuego mediano de 7 a 10 minutos sin que se tueste.

Vamos a incorporar el roux a la leche caliente y vamos a mezclar con cuchara de
madera hasta que hierva y espese.

Vamos a condimentar revolviendo por 5 minutos más.  Se puede mantener en heladera por 3 días tapando con papel film para que no forme una película dura.

Ahora si esta receta te pareció complicada, te dejamos una más fácil para que puedas hacer tu salsa de cualquier forma.

En una taza vamos a mezclar dos cucharadas soperas de maicena con un poquito de leche. Vamos a hacer una salsa liquida y sin grumos.

En una cacerolita vamos a poner un litro de leche, vamos a calentarla sin que se queme ni hierva.

Una vez que este caliente vamos a ir incorporando la mezcla de maicena con leche en forma de hilo y lentamente, y al mismo tiempo mezclaremos con una cuchara de madera para que no se pegue. Hay que mezclar enérgicamente para que no se formen esos grumos de los que hablábamos al principio.

Una vez que comienza a hervir dejamos unos minutos en el fuego revolviendo y luego apagamos.

Listo ya tenemos la salsa blanca lista para nuestros rellenos.

La salsa blanca es ideal para: hacer canelones, lasagna, pollo al champiñón, carne con salsa de mostaza, rellenos de tarta de atún, crema de choclo, y muchas otras cosas más. Esperemos que esta estrella de la cocina te ayude diariamente.