Cómo hacer un huevo duro
Dicen que hay gente que no sabe hacer ni un huevo duro! Si puede ser que eso pase, pero desde esta página no vamos a permitir que hablen mal sobre como cocinas, así que simplemente decidimos enseñarte a hacer un huevo duro.

Por más que parezca fácil, un huevo duro tiene sus trucos para que salga bien. Acá te contamos algunos de esos secretos para que ya nadie pueda decir nada sobre tu mano de chef.

Para empezar es importante que selecciones buenos productos, es por eso que el huevo tiene que ser fresco, si es de granja mucho mejor, ya que son nuevos, más grandes y saben mejor.

Un consejo para saber si el huevo es fresco o no, es tomar una cacerolita, colocar agua y sumergir el huevo, si este se hunde, entonces el huevo es fresco, si el mismo flota, eso quiere decir que no está apto para comer ya que le entro aire a través de los poros de la cascara y entonces lo más probable es que este en malas condiciones.

Otra cosa que debemos hacer es fijarnos en primer lugar que la cáscara esté sana.

Luego lo vamos a sumergir en agua fría con sal y lo colocamos en el fuego.

Cuando comience a hervir, debemos contar 10 ó 13 minutos y estará listo.

Finalmente lo retiramos y lo colocamos en agua fría para cortar la cocción.  Cuando
está frío se lo pela.  No se debe hervir más de 15 minutos.  Se puede conservar en la heladera con cáscara por 3 días. La sal se agrega al agua para que la cáscara no se rompa durante la cocción.

Si el huevo te gusta babe, es decir, que la yema quede más cruda, entonces lo que vas a hacer es retirarlo antes, a los 7 minutos ya lo deberías sacar.

Otro consejo, si cuando pelas el huevo y luego lo abres, ves que la yema se puso verde por fuera y amarilla por dentro, entonces quiere decir que se te pasó la cocción y lo más probable es que su saber este un poco amargo.

La cocción perfecta es cuando la yema es amarilla únicamente.

 

Ahora si, ya puedes considerarte un experto cocinero! A disfrutar de tu nuevo título