Masa para fideos caseros
A pedido  de ustedes y porque nos llegaban muchos mails preguntando, hoy les traemos la típica masa para fideos caseros, si esos de la abuela que nunca te quiere decir la receta, bueno hoy nosotros te contamos como hacerlos.

 

Para estos fideos caseros vamos a necesitar:
1/2 kg. de harina 000
5 huevos
1 cta. de sal

Poner los huevos en un bowl y batir un poco, poner la harina y la sal en
la mesada en forma de corona y en el centro los huevos mezclados. Ir
incorporando los huevos a la harina, trabajando con la punta de los
dedos la harina hasta formar una masa.

La consistencia de la masa debe ser algo dura.  Una vez formada la
masa comenzar a amasarla muy bien.

Continuar amasando durante 10 minutos aproximadamente, doblando de vez
en cuando los bordes de la masa hacia dentro, continuando con el amasado.
Una vez finalizado el amasado, formar un bollo bien alisado, y dejar
descansar 30 minutos cubiertos con un paño.

Se puede extender toda según la práctica de cada uno, o dividir en dos
o tres partes y estirar por separado.

Estirar con palote, espolvorear la mesada con un poco de harina,
apoyar la masa y estirarla un poco con la palma de la mano, para
comenzar a extenderla con el palote en forma uniforme, siempre desde el
centro hacia los bordes, apoyando siempre el palote en el centro de la
masa y dirigiéndose hacia arriba y hacia abajo pero solo hasta la mitad
de la masa, dándole forma rectangular.

Una vez terminada de estirar, dar vuelta y estirar la masa restante.

Estirar bien finita y orear luego unos 15 minutos, luego se va
doblando la masa cada 8 ó 10 cmts. Espolvoreando todos los dobleces para
que no se peguen.
Una vez terminada de doblar, cortar los tallarines con cuchillo
filoso del grosor que se desee.

Una vez cortados, se separan los rollitos.

Se cocinan en una olla con un litro de agua con sal, por cada 100 gr.
de pasta,  moviendo con tenedor para que la cocción sea pareja, hasta
que estén al dente, que estén firmes pero no crudos.

Escurrirlos y condimentar a gusto.  Servir bien calientes.